Ventajas y desventajas del Home Office o Teletrabajo en época de COVID-19

Actualizado: sep 9


A medida que entraron en vigor las medidas de confinamiento o la obligación de quedarse en casa, debido a COVID-19, una gran parte de la fuerza laboral emprendió un camino inesperado.


Tanto las organizaciones que ya estaban familiarizadas con el teletrabajo, como las que no, enviaron a sus colaboradores a casa y crearon las condiciones para uno de los experimentos más relevantes durante esta pandemia el “teletrabajo masivo”, el más extenso de la historia.


Como cualquier empresa que cuente con un plan de continuidad operativa, las políticas de teletrabajo tienen que ser parte esencial del mismo, ya que, de producirse un evento inesperado o catastrófico que imponga a los colaboradores trabajar en las oficinas, esta nueva forma de trabajo es una respuesta que permite seguir la operación del negocio.


El teletrabajo, sin duda, ha sido un reto para toda la humanidad, no sólo para las empresas, y no sólo en lo profesional, si no también en lo individual y en lo familiar. Sin embargo, también nos ha permitido concretar algunos planes, que, de forma presencial, no se hubieran podido concretar. Previo a la pandemia solo 34% trabajaba de manera remota en tiempo completo y 10% algunos días de la semana, mientras que durante esta etapa 68% de los mexicanos lograron tener esquemas de Home Office.

El Home Office ha tenido algunas desventajas que han repercutido en el bienestar emocional y físico de las personas; como lo son:


  • Abuso de reuniones en línea; las llamadas “juntitis”.

  • Jornadas laborales extendidas; existe una tendencia a trabajar de más y poner el trabajo por encima de todo. El 36% de los trabajadores a distancia comienzan a laborar más temprano o terminar más tarde.

  • Aumento de estrés; por que se generan problemas familiares por no saber separar el trabajo con la vida personal.

  • El aislamiento; en particular para las personas que viven solas; ya que se pierde el contacto con las y los compañeros de trabajo.

  • Poco soporte en problemas con la tecnología; si existen fallas, tu debes resolverlas, sobre todo si en tu casa se conectan más de 3 o 4 dispositivos.

  • Distracción; si no cuentan un lugar específico dónde trabajar, existe el riesgo de distraerse aún más con tareas del hogar.

  • Vulnerabilidad de la privacidad, protección de datos confidenciales y mayor riesgos en materia de ciberseguridad.

  • La ergonomía de los muebles del hogar puede no ser óptima para el teletrabajo prolongado.

  • Empresas fantasma con ofertas laborales fraudulentas.

A pesar de estas desventajas, también existen muchas ventajas, las cuales cambiarán totalmente la forma en la que trabajábamos antes de la pandemia. Según datos de Expansión, el 80% de las personas, prefieren hacer Home Office que ganar más, sobre todo en las ciudades. Las empresas que lo hagan permanente y lo implementen de forma adecuada, se verán beneficiados de los aspectos positivos de estas estrategias, como lo son:


  • Disminuir el ausentismo en un 19% y bajar la rotación en un 40%.

  • Menor tiempo en el tráfico y exposición a enfermedades por uso de transporte público.

  • Aumento de productividad y resultados por metas, no por las llamadas “horas pompa”.

  • Ahorro de gastos de energía, renta de oficinas y mantenimiento.

  • Ahorro de gastos personales de trasporte y comida de sus colaboradores.

  • Contratar a mejores profesionales, sin importar el lugar en donde se encuentren.

  • Alimentación más saludable; cuando estamos en las instalaciones de la empresa difícilmente podemos mantener el mismo tipo de alimentación que en casa.

  • Mayor lealtad a empleados que valoran el que la empresa se preocupe por su bienestar.

  • Menos contaminación; menos vehículos en las ciudades han disminuido las emisiones de CO2. El teletrabajo se ha vuelto un aliado indispensable para el medio ambiente.

Sin duda, esta nueva era del trabajo en casa, requerirá una gestión más minuciosa, basada en la confianza y en la obtención de resultados, lo que nos llevará a lograr una forma de trabajo más autónoma, más flexible y mejor adaptada a las circunstancias y preferencias individuales de los colaboradores.



Jessica Escobar Dávila

Directora General Kueponi Consultoría SC


Fuentes:

- Estudio regional del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) del IPADE Business School de México.

- Guía práctica del teletrabajo durante la pandemia de COVID-19 y después de ella de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo