¡Economía circular para lograr un verdadero Desarrollo Sostenible para México!

Actualizado: 25 de nov de 2019


Todos los bienes tangibles que tenemos en nuestras manos, los cuales vuelven nuestra vida diaria mucho más sencilla, provienen de recursos que se extrajeron de la naturaleza, para ser manufacturados, transportados, usados y finalmente descartados o desechados.


Si bien es cierto que como humanidad tenemos la capacidad de producir de forma masiva productos que ni siquiera imaginamos, también contamos con recursos limitados, es decir, que los recursos que extraemos del planeta están limitados. Este limite de recursos se vuelve un problema cuando nuestro consumo supera la capacidad de generación de recursos naturales como lo hacemos ahora con un modelo económico totalmente lineal.



En la actualidad seguimos un modelo de economía lineal en el cual se extraen los recursos, se fabrica un producto, se usa y se desecha. A lo largo de esta vida del producto existen distintas “entradas” y “salidas” al proceso las cuales tienen distintos impactos ambientales.

La economía circular busca reducir los impactos ambientales que se generan a partir de la extracción de materias primas; sustituyéndolas por materiales que ya han sido utilizados, y a su vez reducir el impacto ambiental que se genera al desechar ciertos productos, incorporándolos en nuevas cadenas de valor para la creación de nuevos productos, es decir, modificar nuestro modelo para hacerlo circular y más sostenible a largo plazo.


La economía circular describe un sistema económico que se basa en modelos de negocio que reemplazan el concepto de “fin de vida” a través de la reducción, reuso, reciclaje y recuperación de materiales en procesos de producción, distribución y consumo (Kirchherr, Reike, & Hekkert, 2017). La economía circular es una alternativa atractiva y viable

El término ha cobrado más importancia, debido a la capacidad que tiene para poder hacer más eficiente la forma en la que producimos y consumimos productos, siendo una herramienta factible para poder lograr las metas ambientales establecidas en marcos nacionales e internacionales.


Si bien el concepto de economía circular es sencillo de explicar, su aplicación varia de acuerdo a la gestión de cada producto. En la Figura 3 se muestra la transición de un modelo de economía lineal a un modelo de economía circular, a partir de distintas acciones.

En la actualidad existen distintas empresas internacionales que han integrado modelos de economía circular en sus negocios de forma exitosa como lo es el caso de Timberland, una empresa que ha desarrollado el acopio de las llantas para incorpóralas como materia prima de la suela de los zapatos que manufacturan.


De igual manera, dado el impacto ambiental que tiene la industria del textil, Vigga identificó una opción viable que permite extender la vida útil de ropa para niños a través de un sistema de renta; la empresa proporciona un set de 20 prendas al usuario dependiendo de la edad y tamaño del niño, la cual se regresa a la empresa en cuanto el niño crece, proporcionándole nuevas prendas y permitiendo estas sean utilizadas por otros niños; al final el usuario paga una suscripción que le permite acceder al guardarropa de la empresa.

Organizaciones promotoras de la economía circular en el mundo:


  • Fundación Elen MacArthur: la Fundación Ellen MacArthur, que tiene una representación en México, fue creada en 2010 con el objetivo de acelerar la transición a la economía circular. Desde su creación, la Fundación se ha convertido en un líder de pensamiento global, al posicionar la economía circular en las agendas de los responsables de empresas, gobiernos y académicos.

  • Circular Economy Club: es la red internacional de más de 4.500 profesionales y organizaciones, de más de 140 países. Es una organización sin fines de lucro, global y abierta a cualquier persona a unirse al club de forma gratuita.


¿Quiénes están trabajando por la economía circular en México?


Para que la economía circular se vuelva realidad, es necesario que todos los actores participen para impulsarla; la academia, el gobierno, las empresas, las organizaciones de la sociedad civil y nosotros como consumidores; todos sumamos a que esto sea una solución factible en el tiempo.


En México hay organizaciones que están incursionando en acciones de valor para implementar la economía circular.


  • Gemma Santana, la Coordinadora Federal de la Agenda 2030 impulsa la economía circular como una de las estrategias para gestionar e impulsar parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en México.

  • Estrategia “Cero basura” de la CDMX: con el objetivo de que la Ciudad de México sea una de las urbes más sustentables del mundo, la jefa del Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Pardo, anunció la implementación del programa Basura Cero y Economía Circular del manejo de los residuos sólidos, el cual busca reducir la disposición final de los rellenos sanitarios de ocho mil 600 toneladas a sólo dos mil, y en el caso de los residuos de cascajo, también se buscará su reciclamiento.

  • Iniciativa GEMI: En el ámbito nacional, Iniciativa GEMI forma parte de lo que podría denominarse una red industrial donde interaccionan las organizaciones empresariales más importantes; donde pueden intercambiar experiencias y propuestas para el mejoramiento de nuestro país. En el caso concreto de Iniciativa GEMI en México, trabaja conceptos manejados por la Global Environmental Management Initiative, crea los propios y comparte experiencias adaptándolas a las condiciones existentes en México; entre los cuales está impulsando la economía circular.

  • Rayito de Luna es una empresa B mexicana en donde la elaboración de sus productos se basa sólo en ingredientes 100% naturales; no usan plástico, las envolturas de sus jabones son de papel de algodón biodegradable y fomentan el comercio justo a través de la compra de materias primas a productores pequeños.

  • Arpema Plásticos es una empresa mexicana dedicada a la recuperación de desperdicios plásticos industriales y mermas de producción para convertirlos nuevamente en materia prima, el uso de tecnologías de punta ha sido la clave para marcar una diferencia al incorporar en su producción materiales con un grado de contaminación que pocos pueden manejar. La empresa tiene actualmente tres plantas ubicadas en Lerma, Estado de México, y recicla 12,000 toneladas de materiales plásticos al año.

  • En los últimos 5 años, algunas Universidades en México como la Universidad del Medio Ambiente (UMA) con su Diplomado de “Economía Circular”, la Universidad Anáhuac con su cátedra prima “Innovación y Economía Circular”, así como el Tecnológico de Monterrey a través del Centro del Agua para América Latina y el Caribe (CDA) y del centro de investigación de la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC), y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a través del Instituto de Investigaciones Económicas con algunos seminarios de Economía Circular de la Unión Europea; entre otras.

Seguramente en los próximos años, la economía circular seguirá tomando fuerzas.


Jessica Escobar Dávila

Dirección General de Kueponi Consultoría

Ana María Paz Mendoza

Consultora de Responsabilidad Social


Fuentes:

- Kirchherr, J., Reike, D., & Hekkert, M. (2017). Conceptualizing the circular economy: An analysis of 114 definitions. Resources, Conservation and Recycling. https://doi.org/10.1016/j.resconrec.2017.09.005

- Elen MacArthur Foundation https://www.ellenmacarthurfoundation.org/es/economia-circular/concepto


0 vistas
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro LinkedIn

 Tel: (+55) 5544.8429      Movil o Whatsapp: 55.7810.1539  o  55.3655.7290      Correo: info@kueponi.com  

© Derechos de autor 2016 Kueponi Consultoría SC. Todos los derechos reservados .